jueves, 18 de febrero de 2010

Ya me lo dijiste


Sí, ya me lo dijiste, me quedó claro,
que no podemos estar en el mismo barco,
tú pones rumbo hacia la inestabilidad
del inmenso océano perdido de tus sentimientos
y yo, en cambio, tengo mi camino marcado
en la búsqueda de un lugar más cálido.
Una playa tranquila y limpia
que me acoja bajo sus palmeras
cargadas de ricos frutos, que alimenten
mi sed y mis ganas de estar cobijada,
arropada y serena en la compañía apropiada.

Sí, ya me lo dijiste, ya me bajé de tu barco
que navega a la deriva entre aguas oscuras,
propio de alguien que no lo tiene claro.
Apelo a tu cobardía, esa que tanto me hizo sufrir,
tu cobardía por ser un necio
y no reconocer que conmigo serías feliz.
Ahora en mi playa en calma me encuentro
mirando a ese horizonte que se dibuja
hoy más claro que ningún día
ante estos ojos que un día lloraron
por alguien que no se lo merecía.

5 comentarios:

sara dijo...

Atenea, el poema muy bonito pero triste a la vez, así es el amor traicionero algunas veces.

beossos y abrazos.

Sara

Nube. dijo...

Volveras a tener un barco donde subir y que te acoja con los brazos abiertos.
Un abrazo de nube.

marga dijo...

Los cobardes nunca merecen la pena.

Besos.

(Perder la senda no es malo, lo malo es no hacer nada por recuperarla)

:))) Feliz finde mi amiguita!

Atenea dijo...

Chicas, la verdad es que hay personas que nunca deberían cruzarse entre sí. Siempre hay amores que dejan roto el corazón del otro y esos cuentos nunca nos los contaron cuando eramos pequeñas...
Un besazo a las tres!!

Vanessa dijo...

Hola!
He visto tu blog por lo alto y me gusta mucho, así que te sigo y ya te leo más tranquilamente, que parece que tenemos cosas en común!
Como esta entrada por ejemplo de "ya me lo dijiste" porque a mí también me lo dijeron...
Un saludo!