lunes, 15 de febrero de 2010

Inteligencia emocional y civismo

Hace tiempo que vengo notando que hay mucha gente a la que se le olvida que vive entre personas, es más se les olvida que ellos mismos son personas, ya que, por su comportamiento, se podría decir que no se comportan como tales.
Parece que se les haya olvidado ciertas normas de convivencia tales como pedir permiso para pasar (en lugar de empujar), utilizar palabras tales como perdón o gracias, o simplemente mostrar una sonrisa o un gesto amable,... Me da mucha pena pensar que dentro de la sociedad en la que vivimos, nos cueste tanto realizar estos gestos tan sencillos y que no cuestan esfuerzo.

Buscando la palabra "Civismo" en la Wikipedia define esta palabra de la siguiente manera:

"se refiere a las pautas mínimas de comportamiento social que nos permiten convivir en colectividad. Se basa en el respeto hacia el prójimo, el entorno natural y los objetos públicos; buena educación, urbanidad y cortesía. Se puede entender como la capacidad de saber vivir en sociedad respetando y teniendo consideración al resto de individuos que componen la sociedad siguiendo unas normas conductuales y de educación que varían según la cultura del colectivo en cuestión".

Pues según esta definición, creo que la palabra "respeto" es la clave de toda ella. ¿Qué nos está pasando? ¿Será que nos estamos transformando en seres incapaces de convivir entre sí? ¿Tan ofuscados estamos con nuestros iguales? Creo que tengo demasiadas preguntas y muy pocas respuestas...
Aunque creo que algunas respuestas pueden estar en la falta de inteligencia emocional de todo ser humano... Desde el año 1995, el psicólogo estadounidense Daniel Goleman con la publicación de su libro "Inteligencia emocional" (entendida como la capacidad de controlar y regular los sentimientos de uno mismo y de los demás y utilizarlos como guía del pensamiento y de la acción, y su práctica puede “paralizar” los males de la sociedad actual y combatirlos para erradicarlos y hacer de éste un mundo mejor) abrió un nuevo campo de investigación a cerca del comportamiento humano dentro de la sociedad.

Aquí podéis hacer vuestro propio Test de Inteligencia Emocional.

6 comentarios:

Ana dijo...

Me alegro de tu vuelta.

un besazo.

luna dijo...

Buenas Atenea!!! cuánto tiempo...

yo creo que lo que sucede... que cada vez las personas son más egoistas, cada vez más nacirsistas y lo único que les importas son así mismos y sentirse bien, cueste lo que cueste...

de una manera u otra, nuestras últimas entradas se complementan!!!

es muy triste saber que existe gente así.... y desde luego que no cuesta nada una sonrisa, un gesto bonito, un gesto amable...

Besos grandes!!!!

salvadorpliego dijo...

Hay gente que nunca se enteró que esa palabra existe… En fin.

Un fuerte abrazo para ti.

Atenea dijo...

Hola Ana, yo tambien me alegro de haber vuelto, ya me hacía falta...
Besitos

Luna!! Pues si que hacía tiempo si...
Y en tu comentario llevas toda la razón, el problema es el creerse el ombligo del mundo y que nada más importa. Me parece muy triste pensar que eso sea la realidad...
Por cierto, no sé que pasa con tu blog que no me deja hacer comentarios. Leí tu entrada y me pareció genial y si que es verdad que se complementan jeje.
En fin, a ver si puedo solucionar lo de tu blog.

Besitos llenos de sonrisas

Hola Salvador, aunque es la primera vez que te veo por aquí, (y espero que no sea la ultima) me alegro de que estés de acuerdo.
Otro abrazo para ti también.

marga dijo...

Hay personas que gastan excesiva energía en parecer "normales" y se olvidan de las cosas más importantes...

Besitos linda :)))

Atenea dijo...

Llevas tooooooooda la razón Marga!
Besitos para tí también