lunes, 25 de mayo de 2009

Las mujeres que aman demasiado


'Amar demasiado no significa amar a muchas personas con mucha frecuencia ni sentir un cariño muy profundo por una persona sino, obsesionarse por alguien, de tal manera que esta obsesión controle las emociones y las conductas ejerciendo una influencia negativa sobre la salud y el bienestar'.
Quien ama demasiado, sufre. Quien ama demasiado se anula como persona.


Robin Norwood de su libro "Las mujeres que aman demasiado"

Si quieres leer más sobre las mujeres que aman demasiado aquí puedes verlo.

3 comentarios:

HADALUNA dijo...

Atenea que gracia me ha hecho el comentario que me has dejado en mi blog:
"A tus seguidores masculinos los tienes que tener loquitos...jaja"

Pues mira, podría decirte que a unos más que a otros, pero la verdad es que sigo en la copa del manzano y allí arriba no sube ni uno, así que de loquitos nada de nada,a ninguno ( que yo sepa),jajaja....

Respecto a tu entrada decirte que las obsesiones no son buenas para nada ni para nadie.
Lo bueno es amar sin medida pero sin obsesionarse.
Lo bueno es amar a una sola persona, aunque se pueda querer a muchas, porque amar y querer no es lo mismo.

Besitos con alas.

marga dijo...

esta entrada me recuerda la letra de una canción que decía "será que siempre he dado demasiado, y en el exceso siempre salgo perdiendo"
habrá que cambiar de actitud, no? jaja
un beso!

Atenea dijo...

Jajaja, seguro que los tienes loquitos pero no se atreven a subir hasta arriba del todo. Es que una mujer como tú no está al alcance de cualquiera...
Y es verdad que cuando se ama de verdad se ama a una sola persona, pero también debe ser recíproco, porque si no, mal vamos...
Besitos

Eso es Marga. No sé si habrás leído el artículo entero que dejé en el enlace, pero viene a decir que lo de amar sufriendo se lo dejemos a Bécquer que lo hacía muy bien... No, en serio, cuando se ama hay que darlo todo, pero hay que tener cuidado de dárselo a la persona apropiada. Una que nos ame, nos respete y también nos lo dé todo. En efecto, hay que cambiar de actitud, pero eso sí, nunca, nunca dejar de amar.
Besitos guapa