viernes, 18 de septiembre de 2009

Para reflexionar

Mi amiga Isabel me envía este artículo extraído del periódico El País publicado ayer mismo, en el que un médico reflexiona sobre la nueva ley antitabaco que se nos avecina y del trato que se nos da a los que somos fumadores. Me ha parecido interesante y quería compartir con vosotr@s esta reflexión, sobre todo para los que son intolerantes con los que fumamos a ver si así pueden llegar a comprender lo mal que lo pasamos...

En todas las medidas referentes al hábito de fumar emprendidas por el actual Gobierno se echa claramente en falta algo muy importante: la atención adecuada a la deshabituación del fumador. De cara a la apariencia de modernidad en tópicos de salud pública simplemente se copia, sin imaginación ni reflexión, el modelo intolerante de origen norteamericano de la prohibición de fumar prácticamente en cualquier sitio, pero no se establecen mecanismos suficientes para facilitar el abandono de una adicción que, hasta tiempos recientes, ha sido fomentada y explotada por esta misma sociedad.

Por otra parte, si se llega finalmente a la extrema decisión de prohibir totalmente fumar en todos los locales, la despreocupación del Gobierno respecto al perjuicio ocasionado a los empresarios, que emprendieron recientemente costosas reformas frente a la actual normativa, será obvia e insultante; por no mencionar las pérdidas de consumidores que esto ocasione a bares o restaurantes en un momento de crisis.

Nadie puede poner en duda la necesidad de proteger a los no fumadores del humo de los cigarrillos, pero esto ya lo puede conseguir, bien aplicada, la actual normativa con la separación de espacios en los locales de mayor tamaño. Respecto a los pequeños, hay más posibilidades que la prohibición: favorezcan fiscalmente a los bares que no permitan fumar. Si el tabaco ha de ser legal, y si no, que lo prohíban de una vez.

Por último, condenar a los fumadores siempre a fumar en la calle, sea durante el gélido invierno o la canícula estival, muestra claramente que cuando en este tema se habla de la salud de los consumidores, la salud de los fumadores, el 40% de los adultos, no cuenta.-

Doctor Carlos de Arpe Muñoz, especialista en Salud Pública. Madrid.

¡¡Gracias guapa!!

1 comentario:

chiquititabadajoz dijo...

de nada maja...si es que lo que hay que hacer es dejarlo pero que seria de nuestras conversaciones sin esas caladas de por medio...jejje