lunes, 4 de mayo de 2009

Do you speak English?


Me dedico a la enseñanza de una lengua extranjera, el inglés, para niños y niñas de Educación Infantil y primaria. Desde que era pequeña me gustaba escuchar hablar en otro idioma, aunque no entendiera nada, me resultaba increíble que eso que decían pudiera ser inteligible para alguien, siempre me llamó la atención el hecho de que en nuestro mundo existan tanta variedad de lenguas, dialectos, sistemas de lenguaje de signos, símbolos,... (en el planeta Tierra se hablan unas 5.500 lenguas en el sentido más estricto y unas 6.800 si incluimos dialectos) todos ellos con una misma finalidad: comunicarnos. Desde luego ese es el principal objetivo de toda lengua, poder comunicar lo que se quiere decir y conseguir que haya un entendimiento.

Curiosamente también me pregunté alguna vez por qué el ser humano tiene la capacidad de comunicarse hablando, que exista todo un sistema de signos gráficos y sonoros, complicados para a
quellos que no tienen adquirido ese mismo código.

Aprender un idioma no es tarea fácil, nuestro cerebro tiene que procesar gran información nueva, ese código nuevo, tan diferente al que ya estamos acostumbrados a utilizar. Os aseguro que tampoco es tarea fácil tener que enseñar un idioma, sobre todo, académicamente hablando. Es una labor costosa, sobre todo porque no todo el mundo tiene la misma capacidad para aprender una lengua extranjera.

Os dejo además una curiosidad que encontré navengando por la web de uno de mis admirados, Eduard Punset. Es un artículo que escribió un neurocientíco llamado Francisco Mora, titulado "¿Qué idioma habla Dios?" De este artículo me llamó la atención el hecho científico de que el lenguaje, el habla, no es algo con lo que se nace; se nace con la potencialidad de hablar, es decir, con un cerebro que alberga los circuitos neuronales para el lenguaje, pero esos circuitos nunca van a funcionar a menos que se registre en ellos el habla de nuestros semejantes. Por ello, concluye, que el habla es un patrimonio social, es un bien común de todos los seres humanos y adquirido a lo largo de varios millones de años de evolución del cerebro y no dado por ningún Dios. De hecho, en este artículo, habla de experimentos realizados con seres humanos para comprobarlo. Si queréis leer todo el artículo os dejo el enlace.

http://www.comunidadsmart.es/articulos_detalle.php?id=63

Después de todo ésto, debemos pues darle las gracias a la evolución humana, y no a Dios, de habernos dotado de esa capacidad para comunicarnos: el lenguaje.